martes, marzo 29

Interruptus

Encontré esto por ahí.
Pensé mandarlo al cagarrutiblog.
No encontré el monosilábico pie de foto.
Tampoco busqué demasiado.
Lo que cansan algunas veces estas cosas...

sábado, marzo 26

Proud Runagay

Es primavera, o sea, vaya asco, las alergias, las astenias, los lumbagos, las tristezas…las huelgas de musas. Aparte de Diógenes, que me cura casi todo, tengo algún otro remedio para esta estación tan así: el ‘rocanrol’.

“Sabéis, de vez en cuando creo que os debe gustar escuchar algo… guay y suave, pero resulta que nunca he hecho nada guay y suave, sino que siempre lo he hecho guay y…fuerte. Por eso, voy a hacer el principio de esta canción suave y después, voy a hacer el final…fuerte. Así es como (des)hago Proud Mary”.

(Con perdón de doña Tina Turner y don John Fogerty, y por supuesto de vosotros que me padecéis)

A partir de 1:25 la Tina Turner me hace el playback y es para partirse la caja.

lunes, marzo 14

Stop Radioactivity


TSCHER-NO-BYL-L-L-L
HA-RRIS-BURG-G-G-G
SE-LLA-FIELD-D-D-D
HI-RO-SHI-MA-A-A-A

¿FU-KU-SHI-MA-A-A-A?


Los pronucleares se están apresurando a congratularse de lo bien que están aguantando las centrales japonesas. De verdad que no entiendo nada, os lo juro.

miércoles, marzo 9

Me he, me has, me ha.

Me ha invadido un sentimiento extraño. Bueno, un sentimiento, a secas, lo extraño es que haya alguna invasión.

Me has sostenido la mirada y ya estoy tan desacostumbrado...

Me he ido distraído hasta el espejo y no, no hay marcas del gorro ni de las gafas ni ninguno de esos revoltijos en el pelo tan ridículos.

Me he visto haciendo un mohín de no entender nada y he vuelto para vestirme.

Me he preguntado si ese encuentro frontal llenos de jabón, ese diálogo banal, tuviera algo que ver.

Me he querido convencer de que tan solo sea una paranoia mía más, sí, que estoy muy mayor para sobresaltos ventriculares.

Me lo has vuelto a hacer y no he evitado corresponderte. Esta vez he ganado yo.

O quizás tú, que me has dejado sin poder interpretar nada de lo que ha pasado. En ese encuentro frontal.


viernes, marzo 4

Los ojos más negros

Tenías los ojos negros, los más negros. Ellos me abducían, me absorbían y en ellos me sumergía, me hundía porque ellos eran el océano y el espacio, porque ellos eran el universo. Y tú, su dueño, mi dueño, nunca supiste del poder de tus ojos, o acaso sí, pero nunca quisiste que me mirara en ellos y mira que los tuve cerca, tan cerca que apenas podía soportar el vértigo de sus imanes. Cómo hubiera querido poder abandonarme a su poder, a tu poder, ignorar que tú no eras como yo, que había un muro imposible de traspasar, quizás por que éramos tan jóvenes, que era tan joven que no hubiera podido soportar el perderte. Y claro que te perdí, y además sin haberme podido zambullir en el negro de tus ojos.

(A Alberto)

...I got a place where all my dreams are dead