miércoles, marzo 31

Cerrado por ¿vacaciones?

Madrugar, caminar, sudar, contemporizar, discutir, gastar, consumir, hablar, callar, conectar, desconectar. ¿Por qué lo llamaremos vacaciones cuando en realidad queremos decir...?¿Qué queremos decir?¿ Alguien lo sabe?

martes, marzo 30

Pobre hombre

Quien pronunciaba la última frase del diálogo, lapidaria, cerraba la puerta tras de sí dejándole completamente solo en el rellano, en un silencio interrumpido brevemente por el brusco sonido del ascensor parando en otras plantas.

- Sólo eres un pobre hombre…

En la calle olía a primavera y, de lejos, se podía oír muy atenuada la música seudomilitar que acompaña a los pasos de misterio. Él se dirigió en dirección opuesta al gentío que buscaba la procesión dejando que el sonido de tambores y cornetas dejara paso a aquella última frase que se instalaba machaconamente en su cabeza. No entendía por qué le hacía tanto daño oír de otros lo que él sabía desde siempre, bueno de ‘otros’ no, de ‘otro’. Y lo peor de ser sólo un pobre hombre es pasar a ser sólo un pobre hombre…solo.

El bullicio y de nuevo el estruendo de una banda uniformada le sacó de sus pensamientos cuando el paso se paró frente a él para que una desgarrada voz cantara sus penas en la calle. Las lágrimas le resbalaron por la cara y no sabía bien si por la pena o por la emoción.

domingo, marzo 28

Un apolo urbano

Por la mañana luce el sol en el suroeste, un sol de primavera que me acaricia la nuca mientras me distraigo mirando como los chorros de agua y los rodillos se estrellan contra el coche. A mi lado aparca un coche deportivo de color rojo y de él sale un joven de unos 30 años. Su cuerpo destila sensualidad y mientras avanza hacia mí, a cada paso, me cuesta más trabajo creer que la naturaleza pueda crear seres con una belleza tan superior a la media. Cuando lo tengo frente a mí está tan cerca que me crea la fantasía de poder recibir el calor de su cuerpo. Me habla y no entiendo lo que me dice, me repite y nada. Pienso que debe ser extranjero pero, no obstante, su habla me suena familiar. De pronto, el final del lavado me saca de la ensoñación.

- Oye, hace rato que tu coche está listo-, me dice impaciente.

- Perdona, no sé en qué estaba pensando.

sábado, marzo 27

Feliz en tu día

-Feliz cumpleaños, anda dame un beso.

Se lo he dado a través de una de las ásperas mascarillas desechables con las que hace semanas que tenemos que entrar en la habitación de la que hace meses que no sale. Hace varios días que me cuesta mirarla a los ojos porque su mirada tiene ya fecha de caducidad y una tristeza que no quisiera que fuera posible en alguien que hoy cumple veinte años.

- Bueno, a ver qué te regalan-, he añadido dudando si seguir con más frases hechas antes de salir de aquella cárcel nosocomial.

Luego he pensado que no ha podido ver mi sonrisa al felicitarla, que nunca puede verla cada vez que entro y eso me ha entristecido, aunque lo que más me duele es que la suya tampoco es visible aún sin llevar mascarilla.

Iba a pedirle a Dios que éste no fuera su último cumpleaños, pero acabo de recordar que no soy creyente y a veces echo mucho de menos no serlo, sobre todo para poder reprocharle al cielo estos calvarios anónimos.



"...que el dolor no me sea indiferente..."

miércoles, marzo 24

Bass guitar: the big cunt post

Este es un post ciertamente coñazo, de esos que casi todos en esta blogosfera metemos de vez en cuando sobre asuntillos que realmente sólo nos interesan a nosotros. Aún así, pecamos y pegamos la brasa al incauto personal que se acerca por nuestros blogs, por eso yo aviso para no ser traidor y ahí dejo el tostón audiovisual como quien no quiere la cosa.
La cosa va de bajistas, que son esas personas que tocan un instrumento poco popular de sólo cuatro cuerdas -bueno, ya los hay de cinco y de seis- que vulgarmente se le reconocen tareas de acompañamiento pero que pueden cobrar mucho protagonismo si las manos que se posan sobre él son las adecuadas. He escogido cinco bajistas pero realmente hay muchos más en el olimpo de las cuatro cuerdas, a ver si así no aburro demasiado. Prometo no volver a incurrir en este tipo de pecados. Palabrita.

CHRIS SQUIRE (Yes). Un sonido único arrancado con la púa.


JACO PASTORIUS (Weather Report). Velocidad y arte en las manos.

JEFFREY HAMMOND-HAMMOND (J.Tull). Espíritu inquieto. Perdón por el sonido.

MARCUS MILLER . El arte de tocar con la mano cerrada.

JOHN ENTWISTLE (The Who). Tocar rascando las cuerdas.


martes, marzo 23

ADN (y II)

Ni cumplo años este mes ni tampoco cae mi santo en él, y sin embargo hay dos personas que regalan en marzo. Cada marzo. A pesar de que saben desde que tienen uso de razón que odio el merchandising. Pues se empeñan. Y, claro, habrá que no ser ‘saborío’ con estas dos personas. Ni huraño.

Todo presagiaba que yo nunca iba a tener este tipo de relaciones, que para eso apuntaba maneras en sentido contrario, pero mi obcecado destino así lo quiso, cosas de la vida, imponderables. Relaciones sin contratos, sin vuelta atrás, sin rupturas posibles, de las que hacen verdad la frase ‘hasta que la muerte nos separe’.

Estas dos personas tienen nombre propio pero apellidos prestados y cada marzo, desde que iban al colegio, me felicitan sin ser mi santo ni mi cumpleaños. Cosas del ADN... y del merchandising.

domingo, marzo 21

ADN (I)

Quienes realmente saben de ácidos desoxirribonucleicos no son los biólogos moleculares sino los cortingleses y su merchandising-for-everything. Me refiero, claro, al día del padre, como habrá caído en la cuenta cualquiera de vosotros, avispados lectores de éste mi engendroblog. Yo odio todos los merchandising sin excepción pero los que intentan tocar la fibra sensible los que más, el del padre, de la madre, de los enamorados,…puf, pero bueno, hay que mantener las habilidades sociales.

Mi ADN procede del huraño de aquel post, quien solía sonreír cuando le regalaba por su merchandising day, y sólo eso hacía, sonreír brevemente, daba igual lo que estuviera dentro del envoltorio. Pero hoy el huraño ya no puede sonreír, hace años que no está y esta detestable efeméride comercial me lo recuerda cada marzo. Se fue sin abrirme su corazón ni dejar que yo le abriera el mío, por eso ya no me entristece su ausencia, pero un sentimiento que no sé explicar me envuelve cuando, cada marzo, el espejo me rebota esta imagen que cada vez se parece más a él.

martes, marzo 16

Andalusian Passion Week



Típica efeméride, tópica escapada. Ganas de revisitar sitios cercanos, en kilómetros y en lo demás. Cádiz todavía cercano en el tiempo, Sevilla demasiado revisitada, Córdoba ¿por qué no? O mejor Málaga, buenos recuerdos de la última vez, tan parecida la gente a la del suroeste, en los modos, en el habla, como en casa. Ya camino del cortinglé para reservar, no sé, quizá demasiados guiris, demasiados tronos, demasiado echar de menos una visita distinta…Al final, me perderé de nuevo por las calles del califato.


lunes, marzo 15

Bonanza

Qué tiempos aquellos, cuando las series de TV se llenaban de protagonistas masculinos, rudos y valientes. Bonanza era una de ellas y precisamente a primeros de año murió el que quedaba vivo de sus protagonistas, Pernell Roberts que hacía de Adam, el más potable de todos para mi gusto, el más comprometido con causas sociales y el menos adinerado por irse prematuramente de la serie “harto de llamar ‘pa’ a Lorne Greene” -el enlace merece la pena-.

Los episodios narraban la vida de cuatro vaqueros, un padre viudo tres veces y sus hijos, uno de cada esposa muerta y la inefable compañía de un cocinero… ¡chino!, por lo que nunca se ha llegado a explicar el éxito de la serie. Los niños de mi calle los llamábamos el 'padre de Bonanza', el 'gordo de Bonanza' y el 'chico de Bonanza'. Adam siempre fue sólo Adam. Vivían en La Ponderosa, un rancho inmenso cerca de Virginia City en Nevada y llevaban ganado a Medicine Bow, y la razón de nombrar aquí estos nombres ciertamente irrelevantes es por rememorar aquellas palabrejas que me seducían tanto entonces. Yo la veía sin pestañear esperando infructuosamente algún guiño gay entre tanto tío, guiño que, lógicamente, nunca se produjo.


Por supuesto que aquí la vimos en blanco y negro

domingo, marzo 14

Otra vez la lluvia

Mejora el tiempo, el meteorológico, claro, que el otro es unidireccional. Mejora el tiempo pero la lluvia no me abandona. Es pertinaz, como sólo ella puede serlo, tanto que me llueve todavía aunque mejora el tiempo. Lágrimas esperando de nuevo que el sol contagie mi corazón. Ni Nówer ni ninguno de mis fantasmas me socorren y tendré que esperar paciente el amanecer por si se ha llevado consigo esta lluvia amarga que no cesa.



The clouds are
moving away,
away from your days
and into mine

sábado, marzo 13

Las edades de la vida

El joven paciente, treintañero, llevaba varios días hospitalizado y un señor mayor, casi sexagenario, le acompañaba todo el tiempo. La relación entre ambos evidenciaba mucha complicidad por lo que todo el personal de la planta convino desde el primer momento en que eran padre e hijo, manteniendo con ambos un entrañable trato.

Un día, de repente, todo se volvió cuchicheos y risitas entre el personal, y lo que es peor, hubo un cambio de actitud ante ellos. Ya no eran el padre y el hijo entrañables sino “aquellos asquerosos”. Y todo porque ese día habían decidido revelar que eran pareja.

miércoles, marzo 10

All for love

El ‘sincorriente’ más sin corriente posible es una voz y un instrumento. Una guitarra, un piano. Si la voz es de quien compuso la canción, se añade un factor adicional de conexión con el oyente, y si el instrumento lo toca el mismo artista, la conexión es total.

En estos momentos de algunas turbulencias en mi entorno blogosférico ésta es mi propuesta, sin cables, directa del corazón.




martes, marzo 9

La lluvia cae

O más bien, no para de caer. Esto no hay quien lo aguante, por lo menos en el suroeste, que en esta esquinita donde sobrevivo tengo el biorritmo adaptado a miles de horas de sol y cielo azul, a paraguas aparcados y olvidados, a pasear charlando con mi perro a cualquier hora y no cuando nos da una nano-tregua este cielo extranjero de color plomo. Y es que este tiempo hasta me hace tener nostalgia de mi propia tierra.

Lo único bueno que me ha traído la lluvia es esta sección algo tímida del engendroblog, allá al fondo y con el título ciertamente esnob –pero me da igual, vaya- de Somewhere Over The SouthWest, donde me olvido momentáneamente del invierno más aburrido y eterno de mis xxxxxenta años recreando imágenes de lugares que están a diez minutos o menos de casa, algunos de ellos a pocos pasos.



video

Vídeo no apto para puristas

sábado, marzo 6

Muerte de una pandorga

Hubiera jurado sentirse libre. Cruzaba el cielo con un vuelo ágil y veloz, al norte y al sur, subiendo y bajando, compartiendo la inmensidad con los pájaros. Libre, se creía libre y, sin embargo, no era más que una marioneta presa de un titiritero caprichoso.

Un día la cuerda se rompió y sólo entonces supo qué era la libertad, y voló, voló agitada por el cielo sin rumbo hasta que acabó estrellada contra el suelo, muerta.

viernes, marzo 5

Lubricante, por favor.

Hoy no me entra nada. Estuve con cada uno de mis regular friends pero ninguno consiguió que me entrara y eso que pusieron, como siempre, todo su empeño. Música incluida. Cada uno lo intentó a su modo pero cuando no puede ser, no puede ser, ni en plan suave ni rudo ni monótono ni genuino. Hoy no me entra nada y estos días así mejor relajarse y esperar momentos mejores. Mañana lo volveré a intentar, a ver si hay suerte y mis blogamigos están inspirados y consigo que me entren sus posts, porque hoy imposible. Y es que cuando uno tiene la cabeza en otro sitio…