lunes, agosto 31

Love me tender

Desde un quinto piso y de noche todos los gatos son pardos. Bajo la luz anaranjada de la farola dos chicos adolescentes charlaban entrecortadamente cuando uno de ellos cogió la mano del otro en actitud inequívocamente cariñosa, y yo me quedé con la respiración entrecortada porque no era muy tarde y pasaba gente todavía por la calle. No es corriente en mi calle, en mi ciudad, un espectáculo así, y digo espectáculo en sentido de espectacular, pues a aquella escena sólo le faltaba la música romántica para parecer de cine.
Los chavales empezaron a darse caricias con sus lenguas y a mí se me saltaron las lágrimas de emoción porque la gente pasaba y no decía nada, ni siquiera una mirada de desaprobación, nada. Cuando llevaban un rato así, tanta normalidad empezó a incomodarme y empecé a sospechar que algo de lo que estaba percibiendo no podía ser, y poco a poco el espectáculo rechinaba de tan paranormal que me resultaba. Como cuando los músicos de una orquesta tocan anárquicamente antes de que el director levante la batuta.
Desde el balcón del quinto piso tan sólo esperaba ya que se resolviera el misterio. En un momento dado y desde la esquina de la calle alguien gritó dos nombres y los jovenes amantes volvieron la cabeza sintiéndose identificados.

- ¡Alberto... Carmen, vamos que os estamos esperando!

Y yo, desde el quinto piso, continuaba queriendo ver a dos hombres en aquellas dos figuras anaranjadas que se levantaban del banco y dejaban de besarse. Y es que la esperanza de un mundo mejor nunca debe de perderse.






martes, agosto 25

Miradas de metro












Próxima parada... Gran Vía...correspondencia con... linea 5.
Varias veces al año visito la capital del reino pero a un tipo de provincias como yo le sigue costando mucho pasar del asiento AVE con sonrisas laborales de azafatas Cremonini al equilibrio inestable del balanceo ruidoso del metro, del relax con auriculares y revista Paisajes al estrés de vigilar maleta, cartera y no caerme. Y no pasarme de estación, por supuesto.
Nunca termino de acostumbrarme a los aislados, que son casi todos, que viajan en metro con sus mp3 +libro o trasteando en su móvil todo el trayecto o con la mirada absorta en su propio reflejo en el cristal de la ventana... No envidio nada vivir en esta jungla, de verdad.
En Gran Vía... correspondencia con linea 5, que significa que hay que pasear por varios pasadizos alicatados y sucios antes de subir al tren que te lleva al destino. No me esperaba oir aquello: "próxima estación....Chueca". No sé qué esperaba que me sentí como decepcionado, quizá la cabalgata del Orgullo Gay o algo así pero lo cierto es que era una estación de metro más. No obstante miraba las caras de la gente del andén buscando esa mirada de 'entendimiento' y la encontré. Te encontré. Algo mayor pero no demasiado para mí, algo desaliñado pero no demasiado para mí, algo canoso pero no demasiado para mí... Tú, en el andén, yo, en el tren, tú solo, yo no. Fueron unos diez segundos hasta que se oyó el silbato y se cerraron automáticamente las puertas pero en esos diez mágicos e interminables segundos nuestras miradas permanecieron pegadas. El tren había arrancado y seguimos pegados por la mirada hasta que la oscuridad repentina del túnel me devolvió mi rostro en el cristal de la ventana.
Tus ojos grabados en la retina me duraron todo el trayecto e imaginé todo lo que me dijiste con esa mirada de diez segundos y tuve que ocultar mi excitación con la maleta en aquel tren lleno de miradas de mp3+libro y dedos picoteando teclas de móvil.



jueves, agosto 20

Eleanor Rigby

Algo que me apasiona de la música pop-rock es el uso de instrumentos clásicos en los arreglos o en los solos. Hay cantidad de ejemplos que recordar pero quisiera empezar hoy con un clásico de los Beatles (soy mucho de Beatles y muy poco de Rollings, y no pido perdón por ello), una canción triste donde desaparece toda referencia musical del pop de la época y donde suenan sólo violines, cello y voces. Una historia de corazones solitarios, algo que todos llevamos dentro en mayor o menor medida.




Y para melómanos aquí os dejo la música sin las voces, toda una delicia.


domingo, agosto 16

Día balance.


Hay días que yo llamo balance. Sí, hombre, de esos en que desde por la mañana temprano no haces más que poner pros y contras en los platillos de una balanza imaginaria que nunca termina de bascular o, peor, termina por desplomarse en el de los contras. Otra imagen muy gráfica de esto la dan los 'debe' y 'haber' de los contables y los 'saldos' finales.
Continúa el proceso en el coche, el trabajo, la cafetería,... toda una tarea absurda y lidiosa llegando lo peor al hincar la cabeza en la almohada.
Que por qué dejamos aquel novio, que por qué nos metimos a cura, que por qué lo hicimos a pelo aquella vez,... que por qué no salir del armario. Como si las moviolas sirvieran de algo.
Se intenta de todo, escuchar música, tocar música, abrir este blog de contrabando, leer y comentar a los incondicionales que tanta paz me dan tantas veces, pero en estos días balance, como el de hoy, no sirven subterfugios y mucho me temo que recalentaremos la almohada.
Después de tanta cefalea, neuralgia, migraña, jaqueca y dolor de cabeza tan sólo me quedará, como tantas veces, la extraña certeza de que esta noche, con tu cuerpo pegado al mío, todo se desvanecería como la niebla bajo el sol.



sábado, agosto 15

Xim

Tierno, cercano, sincero, cariñoso, sensible,... Y a la vez, gruñón, visceral, exigente, tenaz,... Bueno eso es lo que transmite con su blog y con sus comentarios en los nuestros porque realmente no tengo la oportunidad de tenerlo enfrente y percibir qué transmite este isleño que se ocultaba tras Joe D´Alessandro y que ahora nos enseña un ojito enfadado a modo de guiño cómplice.
Tengo que decirle que, aunque no se sea quien más me visita ni quien más me comenta, es el más omnipresente por la fuerza que desprende. ¿A quién se le ha ocurrido contar los días que llevaba sin postear?¿Y a quién protestar por la música que embuto en mi blog?.
Siento que te duren tan poco los novios, dearest, lo mismo es que no sabes escoger bien... además, que le den por c*lo a los novios, valga la redundancia, qué manía esa tan antinatural de emparejarse... Respira hondo y disfruta de la libertad/soledad. Te rodea el mejor paisaje para ello.

PD. ¿Xim es nombre, diminutivo, apodo,...?. Tender kisses y una promesa de visita si aterrizo alguna vez por allí.



jueves, agosto 13

Superstar

Nueva entrega de friqui-musical ante la astenia neuroestival que vengo padeciendo. La superestrella no es más que la ópera rock JCS de la que pongo un video de la peli de 2000. El personaje de Judas, verdadero protagonista de la obra, lo veo yo un tanto coladillo por Jesús, no sé si tan sólo ideológicamente o algo más...

martes, agosto 4

Yo loo blogs

Decididamente que yo no podría manejar un blog como algunos de los que he visto por la blogosfera, especialmente los exitosos.
Pensar en tener que 'postear' diariamente me crea angustia porque no siempre tengo cosas que contar. Otros, en cambio, tienen habilidad para hacer un post de cualquier cosa.
Tener cientos de seguidores, menuda angustia,... yo no podría acordarme de cada cual. He visto entradas con más cien comentarios, diosmío, pero si es como otro blog dentro del blog. Yo no ganaría para ibuprofenos.
Tampoco podría crear mi propio premio. Para eso habría que leer decenas de blogs, menuda tarea, y qué complicado con todo lo que hay pululando por ahí. Eso contando sólo la blogayesfera, que si nos metemos en la general sería para volverse loco. Ah, y además habría que idearle un diseño original y con clase...menuda pereza.
Para rematar la faena no puedo relatar mis hazañas sexuales porque follo bastante poco, bueno algo menos y no puedo poner muchos videos musicales porque me estanqué en los '70.
En resumidas cuentas, que para triunfar con mi engendroblog tendría que actualizar mis gustos musicales, leer blogs y más blogs, comentar en todos ellos y además comentar los comentarios del mío, escribir de muchos temas, no todos interesantes, buscar videos e insertarlos, buscar fotos e insertarlas, crear mi engendropremio y repartirlo periódicamente, recibir los que me dieran, que serían muchos claro, y cumplir las condiciones que imponen casi todos, halagar a cientos de seguidores, revisar el Google Analytics para saciar mi ego, ... Y además de todo esto, tendría que encontrar tiempo para escribir en mis otros dos blogs y, sobre todo, follar mucho.
Queridos extraterrestres, el día tiene sólo 24 horas.
Conclusión: seguiremos con nuestro modesto engendro seguido por un pequeño grupo de amigotes, regalando afecto como premio, contando lo que encuentre interesante y leyendo los blogs que me molen, y procuraremos follar algo más en el futuro. Pero no, no lo veo...

PD: Disimular la envidia corrosiva lo dejaré para más adelante.